miércoles, 29 de octubre de 2014

Fieles

Desde hace un par de años soy dueá de un chiuaua con alma de gato, y sinceramente no lo cambiaría, aunque se cuesque a traición y le dé por ladrar siempre que viene alguien a casa. Y cómo tengo un día de esos tontos, os pongo unas fotitos de estas tiernas mascotas.

Azúcar asegurado, diabéticos abstenerse.












Para más fotos de estos tiernos animalillos, id AQUÍ.