martes, 17 de agosto de 2010

Descripción un poco ... digamos... no muy descriptiva.



"La ciudad era una..., una..., una cosa de ésas. Una mujer. Eso, una mujer. Una mujer vieja y eso. Te seducía, te dejaba que te eso, que te enamoraras, y luego te daba patada en eso, en..., en la... cosa con d... en la lengua..., no, en los dientes. Eso, eso es lo que hacía la muy..., la muy animal..., ya sabes, la mujer del bicho ese..., la zorra. Y entonces la odiabas, y justo cuando pensabas que ya la tenías en un..., en un..., bueno, en un ése..., te abría su enorme corazón podrido y te acogía de impra... impre... improviso. Eso. Nunca sabías a que atentarte..., atontarte..., atenerte. Lo único que sabías era que no podías soltarla. Porque era tuya, tuya hasta la última alcantarilla..."

Guardías! Guardias! de Terry Pratchett. 
Describiendo a Ankh-Morpork.

1 comentario:

Salvador el maldito dijo...

A mi me pasa lo mismo todos los domingos por la mañana