miércoles, 9 de junio de 2010

Sin palabras

I es que a veces nos quedamos sin palabras para describir, situaciones, o momentos que se nos presentan, digamos que repentinos, de golpe o simplemente a traición. I si no que se lo pregunten a este pobre chavalín, que salió un día a pasear por la calle, i de repente...ZAS!!! Traumatizado de por vida!




De esto no se va a recuperar facilmente, me temo ...

2 comentarios:

Salvador el maldito dijo...

Correcciòn esto da màs miedo que los gatos en los àrboles...¡pobre niño! va a terminar como actor porno de pelìculas de pèsimo presupuesto.

Silvana dijo...

jajajajajajajaja!